La tecnología cloud computing, la “nube”, permite sustituir parte de los recursos informáticos locales de la empresa por otros a los que se acceden a través de Internet. Con la nube, no es necesario instalar el software en los ordenadores de la oficina ni almacenar los archivos en los servidores corporativos. Tanto el software como los datos están alojados en Internet.

Es evidente que las técnicas de uso de la nube en el entorno empresarial ofrece múltiples ventajas a las empresas:

  • Reducción de costes: La empresa ya no necesitará hacer grandes inversiones en licencias de software. El pago del software cloud se hace por uso y la empresa contrata los servicios que necesita con la posibilidad de ajustar estos servicios a las necesidades reales en cada momento. De esta forma la empresa tiene un mayor control sobre sus costes. Además, al no necesitar instalar el software en los equipos de la empresa ni alojar archivos en sus servidores propios, no es necesario contar con lo “último en ordenadores” y  los costes de mantenimiento se reducen considerablemente.
  • Movilidad, acceso desde cualquier dispositivo y lugar: Tanto el software como los datos son accesibles desde cualquier ubicación y desde cualquier dispositivo. Los empleados no necesitan estar “atados” al ordenador de la empresa. Simplemente basta con tener una conexión a Internet para acceder a las aplicaciones o a la información. El cloud facilita el trabajo colaborativo, la movilidad y el teletrabajo.
  • Tecnología siempre actualizada: Cuando se compra la licencia de una aplicación, tarde o temprano esta se queda obsoleta y necesita ser actualizada. Con el software cloud la empresa siempre dispondrá de las últimas versiones de software, actualizadas y optimizadas. Las actualizaciones se realizan de forma trasparente para el usuario sin que este necesite realizar complejas acciones para llevar a cabo el proceso de actualización sin interrupciones en el trabajo.
  • Seguridad y resiliencia: La seguridad del entorno depende del proveedor del servicio cloud, garantizando una seguridad que la empresa dificimente podría conseguir con sus propios medios. Ante un fallo de hardware no será necesario realizar costosas recuperaciones de datos ni instalaciones de software, bastará con acceder al servicio desde otro equipo para continuar con el trabajo.
  • Respeto al medio ambiente: El uso de servicios cloud reduce la huella de carbono de la empresa ya que gran parte de la infraestructura informática física es sustituida por recursos virtuales. Asimismo, el consumo de papel se minimiza al disponer de la posiblidad de acceder a la documentación de forma sencilla a través de dispositivos móviles. Los trabajadores no precisarán imprimir documentos que son fácilmente accesibles y que estarán totalmente actualizados.
Categorías: Tecnología

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *